A PROPÓSITO DE ELECCIONES. Por: Jorge Luis Cabrera C.

0

Por: Jorge Luis Cabrera C.

Las presentes elecciones tienen unas características especiales, frente a las que se han realizado en las últimas cinco décadas. Dos sectores que habitan el territorio nacional, tanto en lo rural como en lo  urbano, serán definitivos para inclinar la balanza de la vitoria entre las opciones electorales que han presentado sus candidatos para las elecciones parlamentarias.

Se trata de la juventud y de los abstencionistas. El plebiscito por la paz, fue un hecho que dejó al descubierto que esa inmensa población, si tiene interés por ser parte protagónica para definir el  camino que debe seguir la patria, para conquistar un país donde se mejoren las condiciones de vida, para la inmensa mayoría de colombianos que están sedientos por tener un mejor vivir, en paz con justicia social.

Este derecho supremo, sobrepasa las barreras de los partidismos e ideologías, pero como dice la canción “todo es según el color del cristal con que se mire”, de ahí que los sectores sociales organizados deben convertirse en los catalizadores de las aspiraciones, intereses y necesidades de los grupos poblacionales que siempre han sido relegados por la voracidad e insensibilidad de pequeñas élites que han usufructuado por más de dos centurias el poder estatal, económico y político de Colombia.

La pérdida del SI, permitió que la sociedad realizara una catarsis colectiva, que  convocó a la movilización y protesta callejera, académica, gremial y generacional, donde la juventud y sectores abstencionistas pudieron sopesar el poder del voto, voto que en esta ocasión fue manipulado, con una estrategia mezquina de mentira y calumnia impulsada por sectores reaccionarios y oscurantistas que no están dispuestos a ceder un céntimo en sus privilegios, ganados a punta de violación de derechos humanos y corrupción.

Nariño, a pesar de su tradicionalismo, no ha sido territorio para las fuerzas oscurantistas como el Centro Democrático, su jefe siempre ha perdido. El acumulado de lucha lo ha ganado con grandeza, han florecido importantes grupos sociales como el Movimiento Popular “Los Inconformes”, que en su momento lideró importantes luchas cívicas, como la lucha por la Interconexión Eléctrica, construcción de la Carretera al mar, y solución a muchas necesidades básicas de un gran número de municipios. Luchas por la Defensa de la Educación Pública y la Salud.

La Minga Nariñense por la Paz, es la última construcción social colectiva, de la cual participan la inmensa mayoría de organizaciones y partidos alternativos de la región, que ha estado al frente de la lucha por La Paz, logrando que en Nariño  ganara el SÍ; impidió la privatización del agua en Pasto,  apoyó los paros nacionales campesinos y de maestros. Para las elecciones parlamentarias logró un acuerdo con sectores fajardistas, verdes y dirigentes sociales para inscribir una Lista Alternativa a la Cámara de Representantes, designando como su candidato al Líder Social Jaime Rodríguez.

Los mingueros buscan rescatar la curul departamental alternativa a la Cámara que se perdió en la última contienda electoral, por errores de cálculo electoral. Las posibilidades son de alto

Es de destacar que Minga, viene promoviendo a través de una carta dirigida a los candidatos presidenciales que están con el proceso de Paz, para que logren llegar a un acuerdo de candidato único. La propuesta ha sido de buen recibo por parte de quienes se ha entregado, entre ellos, Clara López Obregón, Piedad Córdoba, Humberto de La Calle, Gustavo Petro, Sergio Fajardo.

Sin embargo, las decisiones  de Coalición Colombia y de Humberto de La Calle que representa a un descalabrado partido Liberal, impiden hasta el momento, el anhelo de unidad de un importante número de ciudadanos. Colombia hoy más que nunca requiere de dirigentes y partidos comprometidos de verdad con la construcción de la  paz con justicia social.

Dejar respuesta