ASESINADO LÍDER AFRO EN NARIÑO. Por: 180 Grados.

0

Por: 180 Grados.

Colombia amaneció hoy con otro líder comunitario asesinado. Se trata de José Olmedo Obando, de 33 años, quien fue ultimado de siete impactos de bala en la vereda Las Brisas del Rumiyaco, corregimiento de Sucumbíos, en el municipio de Ipiales, Nariño, límites con el municipio de Orito, departamento de Putumayo. El hecho se presentó el 22 de enero pasadas las 12 de la noche en zona rural. Obando era un reconocido líder del Consejo Comentario Afro Nueva Esperanza, oriundo de la vereda San José de los Pinos.

Las comunidades de Sucumbíos están consternadas por el hecho de sangre perpetrado contra uno de sus coterráneos. Ya a finales de diciembre se habían presentado cuatro homicidios que se encuentran sin esclarecer por la Seccional de Investigación Judicial Sijin de la Policía en Nariño. Igualmente, las organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos solicitaron a los gobiernos local, departamental y nacional un acompañamiento urgente a este municipio nariñense.

La Asociación de Consejos Comunitarios Afroamazónicos de las riberas del río San Miguel del municipio de Ipiales, Nariño – Asoccafrain, ya había denunciado el pasado mes de diciembre de algunos hechos que ya alertaba de presiones, hostigamientos y amenazas, tanto en la región donde hoy fue asesinado el líder afro, como de otros que circunscriben la zona de límites entre los departamentos de Nariño y Putumayo.

En aquel entonces, Asoccafrain denunció ante la Defensoría del Pueblo, Personería, Ministerio del Interior y los organismos defensores de los derechos humanos un hecho el pasado 31 de diciembre. Según el comunicado, a las 10:45 de la noche de ese día, un joven portando un arma de fuego ingresó a un establecimiento comercial en zona rural de Sucumbíos, donde se encontraban cerca de 25 personas obligó a poner de rodillas al menor de edad Jhon Neyder Mosquera.

Posteriormente, el sujeto con arma en mano amenazó con palabras discriminatorias a las comunidades negras que departían en el lugar. Luego agredió físicamente al líder comunitario Aquileo Mosquera Copete. Con los días, Aquileo empezó a recibir varias llamadas amenazantes. “Las comunidades negras del corregimiento temen por la seguridad de sus vidas, debido a los múltiples brotes de violencia que últimamente se vienen gestando, sin respuesta alguna del Estado Colombiano”, se lee en el comunicado.

Jhon Neyder Mosquera es agricultor y vive en la vereda San José de los Pinos del Consejo Comunitario Nueva Esperanza. Aquileo Mosquera es vocal del Consejo Comunitario Nueva Esperanza, vicepresidente de la Asociación de Consejos Comunitarios Afro-amazónicos de las Riveras del Rio San Miguel de Ipiales-Nariño, vocero de la Mesa Regional de Organizaciones Sociales del Putumayo, La Baja Bota Caucana y Jardines de Sucumbíos. También se desempeña como delegado al Espacio Nacional de Consulta Previa de las Comunidades Negras, Afrocolombianas, Raizales y Palenqueras por Nariño, hace parte de la Coordinadora Nacional de Organizaciones y Comunidades Afrodescendientes – CONAFRO, e integrante del Movimiento Política y Social Marcha Patriótica.

Las organizaciones sociales de Nariño exigen a la alcaldía de Ipiales, la gobernación de Nariño y al Estado colombiano que les definan si tienen o no derecho a vivir. “Exigimos que se nos proteja la vida a las comunidades negras y sus líderes, de conformidad con los acuerdos establecidos con el Gobierno de Colombia, la legislación y el DIH, en inmediato cumplimiento de las reiteradas recomendaciones que sobre el respeto y acatamiento del Derecho Internacional de los Derechos Humanos ha formulado la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA y demás organismos internacionales”.

Solicitaron igualmente a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a la Defensoría del Pueblo y Personería de Ipiales, y a otros organismos del Gobierno Nacional prestar toda la gestión para que las actuaciones del Estado Colombiano se apeguen a las normas y que se inicien las investigaciones a que haya lugar.

Tomado de http://prensarural.org/spip/spip.php?article22624

Dejar respuesta