DANIEL SAMPER, URIBE y el desarme de la Burguesía colombiana. Por Wilson Sánchez.  

0

Por Wilson Sánchez.           

!Que cese la violencia orquestada de la rancia burguesía colombiana y, que depongan sus armas ya!             

Cuando Uribe prendió la motosierra en todos los campos colombianos y colmó de terror y miedo la vida de los más pobres, estos mismos periodistas que hoy se quejan de Uribe por su verborrea contra Daniel Samper, todos guardaron silencio, y en el mayor de los casos fueron el coro de la política de la seguridad democrática del tirano y violento Presidente Uribe; estos mismos periodistas nunca se pronunciaron contra los señalamientos al periodismo alternativo que moría o se exiliaba de Colombia; nunca se pronunciaron contra los crímenes a las comunidades indígenas, Afros, campesinas, crímenes abiertamente perpetrados por las fuerzas militares y paramilitares que recibían órdenes expresas del Presidente Uribe y de Santos.

Darío Arismendi y Vicky Dávila, Claudia Gurisatti,  sólo por tomar una muestra al azar de los firmantes, han promovido desde sus micrófonos el statu quo de un régimen criminal. Ellos, todos, responden a lo que sus patrones ordenan, son un grupo hegemónico que no informan las noticias, las crean en las salas de redacción, en suma, han sido cómplices de los desafueros de todos criminales gobiernos de turno.

No podemos olvidar el papel premeditado de los medios de información en las lógicas de la cruenta guerra que se adelantó en Colombia, fungían como reporteros de guerra, desdibujando el dolor de los pueblos.

No olvidemos como mostraban los cuerpos de los guerrilleros como trofeos de guerra, y como alentaban la criminalidad del ejército en el terreno de la barbarie. Claro, hoy que la rancia burguesía está dividida en sus jugosos negocios, los amanuenses del poder toman partido de manera sospechosa, con la anuencia de sus jefes y empresarios del negocio de la información: Hoy los empresarios de la información han tomado partido por alguna de las dos violentas facciones del régimen político, cocinando sus intereses sin ningún escrúpulo en la repartición política del país.

Necesitamos un periodismo que defienda la vida de los pueblos. Afortunadamente al periodista Samper Ospina hay quien lo defienda y es muy probable que la ley emponzoñada de los poderosos, lo arrope y garantice su derecho a decirle a Uribe “Uribe yo a usted no le tengo miedo”. Cosa distinta para los de a pie, que si tenemos miedo que esta rancia burguesía no cumpla lo acordado y cambien de tercios, litigando por el derecho de los privilegiados. Ojálala estos periodistas denuncien las atrocidades que hoy viven los presos políticos en las mazmorras del régimen…abur, abur…

Palmira, julio 17 de 2017

Dejar respuesta