DE HÉROE A VILLANO. Por: Ruben Mora

0

En un remoto pueblito llamado Colombia, en 1954 nació un pequeño inocente. Néstor Humberto Martínez; pequeño que creció siempre con la idea de ser el más grande héroe de su pueblo natal.

Como un buen héroe,  Humbertico decidió impartir justicia, investigando a los villanos que no le querían y dando “luz verde” a sus más queridos allegados…

Con su voz fuerte y amenazante, Humbertico decidía quién era y quién no era investigado para ser apresado.  Algo que levantó sospechas sobre la confiabilidad en un héroe tan arbitrario.

Al cabo de unos días, un amigo suyo, le advirtió acerca de un posible caso de corrupción. ODEBRECHT. Esperanzado que Humbertico, investigue el caso, la única respuesta que recibió del héroe, fue:

-“Eso es una coima marica ji ji ji”.

Después de unos días, Pizano, el amigo de Humbertico; fue encontrado muerto en extrañas circunstancias. Fue entonces cuando la historia de un héroe, pasa a ser la historia de un monstruo de boca grande, el cual se expresa con un original vocabulario.

Para resumir este cuento,  esto es lo que pasa:

En 2015, Pizano llama Néstor Humberto Martínez para comentarle irregularidades que se estaban dando en el proyecto de la ruta del Sol II; encargado por la multinacional brasileña ODEBRECHT.

En 2015, Néstor Humberto no era el fiscal General de la Nación, pero ya tenía entre sus proyectos serlo. Así que, cuando llega a la fiscalía, el 1 de agosto de 2016, Néstor ya estaba enterado de las irregularidades que Pizano le había comentado. Lo extraño fue que siendo el fiscal General de la Nación, no decidió investigar el caso sino, que lo omitió y dejó que el tiempo pasara.

Nuestra pregunta es: ¿Por qué el fiscal no investigó a fondo el tema para apresar a posibles corruptos en un proyecto tan grande?

En el proyecto de la Ruta del Sol II, están metidos grandes magnates como Luis Carlos Sarmiento Ángulo, su empresa, el grupo AVAL y Corficolombiana. (Empresa dirigida por Sarmiento).

Lo raro aquí, es que Sarmiento y el hoy fiscal son viejos amigos los cuales hacen plata como hacer garabatos, con una facilidad increíble…

¿Por qué el fiscal debe renunciar?

La respuesta es clara: Por omitir una investigación de corrupción que se estaba presentando en el proyecto de la Ruta del Sol II; por callar todos los datos que Pizano le dio para abrir un caso de investigación… o simplemente por sus viejas amistades. Ya que son ellas las que no le permiten hacer y ejercer un buen trabajo.

Renuncie fiscal, hágalo por el bien del país y sobre todo por la poca dignidad humana que le debe quedar… si es que algo le queda.

Dejar respuesta