El VERDADERO PROBLEMA de Petro. Por: Romel Hernández Silva

0
https://www.google.com.co/search?q=gustavo+petro+colombia+humana&rlz=1C1ASUT_enCO476CO512&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiyqr3yxPTaAhXBjVkKHcEyDQQQ_AUICigB&biw=1366&bih=588#imgrc=3OiGL0f_J7s7gM:

Así como a un niño la madre le repite que por ser grosero y no obedecer Dios lo castigará, así nos repiten a los ciudadanos los medios de comunicación diciendo que nos vamos a ir al desfiladero, a volver Venezuela si gana Petro. En el primer caso, la madre repitiendo mil veces esa sentencia, hace factible que cuando pase algo el niño relacione cualquier desgracia casual con el castigo de Dios como reprimenda por su forma de ser; una caída, un golpe, una pérdida del dinero en el colegio, la mala nota, cualquier cosa cala ahí como castigo. En el segundo caso pasa lo mismo, si Petro llega a la presidencia cualquier cosa que pase en este país será visto como consecuencia de su mal gobierno y no como fruto de las estructurales que conforman el poder real.

Por ejemplo, teniendo en cuenta que el temor sobre el castrochavismo ha calado en nuestro inconsciente, a pesar de saber conscientemente que dicho palabra es una mentira, un concepto vacío que puede recoger todo, si Gustavo Petro llega a la presidencia, basta una noticia vana sobre la escasez de cualquier producto en los supermercados en alguna ciudad de Colombia para que la gente comience a pensar que han iniciado los problemas. No sería raro que a partir de esa noticia se generen rumores de escasez general, con lo cual se de paso al acaparamiento y la ausencia de productos se convierta en verdad, tanto así que el gobierno tenga que tomar medidas y esas medidas sean vistas como autoritarias o acciones “socialistas que atacan el  libre mercado”.

SI pasa eso o cualquier otra cosa, será muy fácil decir que la culpa es del presidente, de sus acciones y de su forma de gobernar o ¿No pasó eso cuando Petro fue alcalde? Se repitió hasta la saciedad que él era un pésimo administrador, hasta el punto de vincular hechos con ideas para convertirlas en verdades sin un mínimo de análisis. Cuando se habla de los errores de su alcaldía no se habla de la presión de los contratistas de la basura, ni de las empresas y sectores económicos y políticos que querían tener el control de los contratos y los diseños de ciudad, no se menciona los logros de la Bogotá Humana que favorecieron a gente de muy escasos recursos, solo resalta las pérdidas que tuvieron sectores del gran capital y se los hace ver como fracasos de la administración.

Lo que pasó durante la Bogotá Humana es una antesala de lo que puede ser la Colombia Humana y para eso nos están preparando los medios de comunicación, está moldeando nuestra apreciación a fin de que en la eventualidad de que la mayoría de la gente, cansada de la política tradicional, transite por un camino pedregoso para que cueste salir de ella. En otras palabras, la oligarquía colombiana se está preparando para perder, en caso de que ninguno de sus alfiles neoliberales alcance su objetivo, ella tiene lista toda la estructura estatal, económica y política para frenar la voluntad de un pueblo que hasta ahora solo comienza a dar muestras de un sentir de indignación que se puede reflejar en el voto y apoyo a Petro, pero no en un cuerpo o, siquiera, masa que pueda enfrentar una verdadera transición para salir de las prácticas, mañas y modos de gobernar implementadas por la oligarquía colombiana desde hace siglos.

El hecho es que a Petro no lo van a dejar gobernar y por eso tendrá que valerse de todo lo que tenga para combatir, incluso eso puede llevar a que él gire más a la izquierda como ya ha pasado en la historia con algunos personajes populares latinoamericanos. Por lo tanto, el problema del único candidato que se puede decir es de izquierda y que aspira a la presidencia en estas elecciones, no es que sea castrochavista o quiera convertir a Colombia en Venezuela, el problema es que va a tener que enfrentarse con una oligarquía mañosa y, quizás, la más organizada de Latinoamérica a la hora de evitar que alguien haga lo que a ella no le interesa. Incluso, ella podría ser la interesada en  convertir a Colombia en una “segunda Venezuela” para ahogar por un buen tiempo la intención de cambio.

Nota: El deseo de que Petro Gane, no puede hacernos creer que nos espera un paraíso de leche y miel.

Dejar respuesta