ELECCIONES EN COLOMBIA, ENTRE APATÍA E IRREGULARIDADES. Por: Agencia Prensa Rural

0

Por: Agencia Prensa Rural

Las elecciones legislativas celebradas en Colombia fueron caracterizadas por un alto abstencionismo entre los convocados, con más del 50 por ciento de ausencia, y por las diversas denuncias de fraude realizadas por los votantes.

Los colombianos debían elegir el pasado domingo a los nuevos integrantes de la Cámara de Representantes y del Senado, 166 y 102 respectivamente. Además, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) contaría con diez escaños.

En el transcurso de los comicios, los ciudadanos expresaron su rechazo a las irregularidades ocurridas en varios centros de votación, como el número insuficiente de papeletas, el uso de copias en su lugar y la compra de votos.

Un sistema electoral “arcaico”

En entrevista a teleSUR, el politólogo Álvaro Villarraga afirmó este lunes que Colombia cuenta con un sistema electoral “arcaico”, lo que permite irregularidades como las denunciadas durante la jornada del pasado 11 de marzo.

“Colombia tiene un régimen electoral arcaico, plagado de irregularidades, solo participa una minoría que siempre ha sido así. Ayer la votación a lo sumo llegó a un 46 por ciento. La mayoría no es la que decide”, explicó.

Asimismo, el analista recordó que uno de los puntos del Acuerdo de Paz, entre el Gobierno y la FARC, fue la modernización del sistema electoral para garantizar la transparencia y la eficiencia en el control del mismo. “El sistema electoral no es solamente muy arcaico, sino muy afectado de delitos electorales”, señaló Villarraga.

Denuncias por fraude

Algunos excombatientes y candidatos por la FARC informaron que no pudieron ejercer su derecho al sufragio, pese a haberse inscrito previamente. El aspirante Bayron Yepes indicó que “de manera extraña, no aparece mi cédula en el registro de la mesa donde debería estar inscrito. No pude votar”.

Igualmente, usuarios de las redes sociales publicaron vídeos donde se observaba la compra de votos, rechazan la fotocopia de tarjetones y la negativa de extender la jornada cuando aún había electores que querían votar.

Medios locales reseñaron que hubo más de 800 delitos electorales cometidos, entre ellos “participación en política de funcionarios públicos, fraude al elector, publicidad engañosa, compra y venta de votos y fraude electoral”.

Persiste la abstención

Los partidos y dirigentes políticos hicieron un llamado a los más de 36 millones de colombianos habilitados para que acudieran a votar, pero la abstención continúa como tendencia predominante en la nación suramericana.

Por su parte, el analista David Flores reiteró que “una vez más se manifiesta una abstención superior al 50 por ciento”, y en algunos departamentos, la cifra fue del 70 por ciento. “Todo esto se suma a una ausencia de garantías”, lo que influyen en la confianza de la población.

Tomado de http://prensarural.org/spip/spip.php?article22826

Dejar respuesta