Gracias FECODE…Gracias SIMANA. Por: Zabier Hernández Buelvas.

0

Por: Zabier Hernández Buelvas.

Las victorias del pueblo deben ser celebradas con la misma efervescencia conque fueron asumidas y plantadas ante el régimen.

La firma de un acuerdo por los educadores Colombianos con el Gobierno Colombiano, después de 36 días de paro, alimentado por las movilizaciones, los bloqueos, las concentraciones, las antorchas, la música, las acampadas, las trasnochadas, la alegría y la convicción que da, el tener la razón, ha marcado un hito en la historia de las luchas recientes del movimientos social y sindical colombiano.

Como todas las construcciones sociales e institucionales, expresadas en acuerdos y actas firmadas por las partes, se esperan cumplimientos en el corto, mediano y largo plazo. Es tal la generosidad de nuestros docentes que una vez más vuelven a confiar en la palabra escrita y empeñada de este gobierno.

Este paro histórico abre caminos hacia nuevas luchas y conquistas. Fue una lucha difícil, compleja y llena de amenazas que no amilanaron al magisterio. La justeza, argumentación y contundencia, no dieron cabida al abandono ni al desespero.

Un paro y una movilización en crecimiento a pesar de que el gobierno Nacional le jugó al desgaste. Con un apoyo del estudiantado, de padres de Familia y de la opinión general, situación que quiso ser ocultada por los grandes medios, pero la realidad es más rica que la ficción.

Esta larga jornada mostro las claves de la victoria:

  1. La unidad y cohesión de FECODE como orientadora del movimiento.
  2. La claridad de los planteamientos que facilitaron una pedagogía social de la lucha.
  3. Los contenidos estratégicos que sacaron la lucha del plano economicista y la ubicaron como una lucha de interés general de la sociedad colombiana.
  4. La convicción pacifica de la acción que soportó la acción depredadora y violenta del as fuerzas policivas del Estado.
  5. La dirección clara y clasista de un ejecutivo de FECODE que supo interpretar el espíritu de lucha del magisterio, generando disciplina, no dispersión y cohesión de la federación.
  6. La solidaridad de sectores sociales y ciudadanos que se vieron reflejados en la lucha de los y las docentes colombianas.

Se demuestra que es posible arrebatar, ganar y avanzar en la conquista de derechos sociales, económicos y políticos con la movilización y la organización.

Quedó claro que la lucha y la movilización el pueblo colombiano no son contrarias a la implementación de los acuerdos del Habana y lucha por la paz con la justicia social, que al contrario, la paz se construye al calor de la conquista de derechos y garantías.

Esta experiencia debe ser asumida por el conjunto del movimiento social, sindical, popular, étnico, campesino y político alternativo y de izquierda para proyectar un nuevo momento de la lucha política por un nuevo país en paz con justicia social.

Gracias FECODE…Gracias SIMANA.

Dejar respuesta