LA PARTICIPACIÓN SOCIAL, centro y clave del proceso ELN-Gobierno Colombiano. Popayán.

0

Del Corresponsal www.websur.net

Una delegación de 4 compañeros de Minga Nariñense por la Paz asistió a la Mesa Social de Consulta, para el apoyo y acompañamiento al proceso de dialogo entre el Gobierno nacional y el ELN, los días 12 y 13 de mayo en la ciudad de Popayán Cauca.

Los delegados por Minga Nariñense por la Paz socializaron en la mesas las experiencias de trabajo unitaria que se vienen desarrollando en Nariño, su articulación con el movimiento social y su participación y apoyo al Comité VIDA como expresión social y ciudadana de veeduría y seguimiento a los acuerdos de la Habana en el territorios.

Fue de particular interés para los asistentes, el proceso y los mecanismos de participación social y comunitaria que desarrolló Agenda de Paz Nariño. Los Nariñenses asistentes expusieron las características de los momentos y fases que llevo a que más de 8 mil personas construyeran una agenda y un plan estratégico de desarrollo y paz como instrumento que hoy tiene el territorio y que en dialogo y articulación con los acuerdos de la Habana permitirá avanzar en la construcción de paz territorial.

El Periódico www.wbsur.net Tejiendo Territorios acompañó a la delegación de Minga Nariñense por la Paz y recogió varias de las ideas y visiones expuestas por algunos de los y las participantes en esta mesa y consulta social.

Luis Celis. REDPRODEPAZ

LUIS CELIS de la Red de Programas de Desarrollo y Paz en Colombia – REDPRODEPAZ

Este escenario de diálogo social del suroccidente es muy importante. Quiero destacar su diversidad social, comunitaria y política, que es muy importante porque el proceso de dialogo entre el Gobierno Nacional y el ELN debe nutrirse de esto.

Para contarles en qué estado va el proceso de Quito es necesario plantearles primero tres visiones, por lo menos desde donde lo veo:

  1. El proceso es muy complejo. Las posiciones están muy distantes y es necesaria la intervención de la sociedad y de los movimientos sociales para tratar de acercar las partes. Claro, hay que decir que al mismo tiempo las partes están comprometidas con seguir en la mesa y llegar a un acuerdo
  2. Se intenta que este proceso tenga una gran participación y para ello se han identificado sectores claves con los cuales se harán intercambios que alimentaran el dialogo. Habrá 28 reuniones con 28 sectores sociales, gremiales y empresariales. Si bien el acuerdo de la Habana tuvo unas dinámicas de participación de la sociedad, el proceso con el ELN debe buscar superar estos niveles y en especial debe dirigirse a sectores claves que puedan ser consultados y aporten de manera cualitativa al proceso.
  3. El diálogo entre el Gobierno Nacional y el ELN vive un momento difícil por las cuestiones y situaciones humanitarias, resolver estos problemas es una necesidad para avanzar. En este aspecto debe haber una unidad y una cohesión social que rodee la mesa y ayude a a dar ideas y soluciones. .

Debemos reconocer que ahora hay en el Gobierno Nacional una apertura a temas fundamentales para la agenda. Temas en los que ha venido proponiendo e insistiendo el ELN como Territorio y desarrollo y la situación y los problemas minero energéticos. Esperamos que la agenda avance a asumir estos problemas, es un gran reto para la mesa.

Diana Granados. Mujeres Diversas

Diana Granados de MUJERES DIVERSAS.

Es muy importante la experiencia del proceso de la habana con la subcomisión de género. Pero resulto restringido para la amplitud de los problemas de género en el sector. Hay que recoger lo ganado pero hay que ir más allá. Por eso proponemos para este dialogo entre el Gobierno Nacional y el ELN la creación de una Comisión de mujer y Genero, ya que vemos a las mujeres como actoras políticas, como actoras en el conflicto, no solo como víctimas, a veces también como responsables políticas en el conflicto.

En el proceso de paz con ELN debe haber paridad política, tanto en el mecanismo de participación como en las vocerías de los procesos sociales. Las mujeres no somos un sector, somos más de la mitad d la población colombiana. La paridad también se traslada y debe ver reflejada en las temáticas tratadas, en ese sentido, las mujeres no participamos ni estamos para hablar solo de mujer y genero sino, que estamos capacitadas y preparadas para tratar y aportar en todos los temas de la agenda de dialogo, desarrollando así una participación integral en el proceso de construcción de paz.

Sobre el mecanismo de participación de la sociedad civil en el proceso de dialogo entre el Gobierno Nacional y el ELN, este debe ser producto de un consenso, debe ser diverso pero también entre opuestos. MUJERES DIVERSAS, está por la participación directa e integral en el mecanismo de la Mesa Social para la Paz y creemos que esta participación debe vincular en el los procesos locales y regionales que permita una participación cualificada desde los territorios y con una alta representatividad.

Relacionando los dos diálogos de la Habana y el de Quito, desde MUJERES DIVERSAS, seguimos considerando que hay que verlos como un solo proceso y dos mesas. No se pueden separar los dos procesos.

Queremos expresar nuestra preocupación por la falta de garantías a quienes participan en el proceso, líderes y lideresas que ha sido asesinado, hacemos un llamado al Gobierno Nacional a que establezca las acciones necesarias para brindar garantías a todos y todas las que intervienen y participan de la construcción de paz.

Juliana Rodriguez. Ruta Pacifica de Mujeres. Cauca

Juliana Rodríguez de RUTA PACIFICA DE MUJERES Cauca.

La Ruta le interesa visibilizar el impacto de la guerra en las mujeres en sus propios contextos y espacios.

Por las tensiones que hay entre las partes la participación de la sociedad civil es vital para no dejar caer el proceso. Las mujeres somos vitales en no dejar que se amplié y avance la desconfianza entre las partes.

Es necesario abrir el espectro de la participación e involucrar a otros sectores y actores sociales como por ejemplo, en el Cauca, las mujeres empresarias. La participación debe incluir sectores que tradicionalmente no han participado de los diálogos.

A la mesa de Quito hay que ver cómo llegan las propuestas de los territorios. La participación social en el proceso de la Habana estuvo muy centralizada en Bogotá y Cali. Hay que descentralizar la participación y el proceso mismo, donde la región y los territorios le hablen a la Nación y a la mesa de Quito.

Para aportar mejor y más en los diálogos del Gobierno Nacional y el ELN a la sociedad civil nos hace falta articular lo que hemos construido como las agendas de paz de Cauca y Nariño, nos hace falta visibilizar y sistematizar más nuestra propias propuestas y construcciones.

Víctor Collazos. Mesa Social del Cauca

Hay que pensar la nueva territorialidad basada en los valles biogeográficos donde se reconstruyan acuerdos y agendas consensuadas y esto puede potenciar mucho la participación en los actuales diálogos.

Es necesario trabajar agendas unitarias, interétnicas e interculturales, que permita consensos sociales lo más diverso posible, no solo para llevar propuestas a Quito, sino, para fortalecer el dialogo hacia adentro del proceso social en temas como garantías para el movimiento social, defensa del agua, ordenamiento de los territorios y eso potenciaría el dialogo Región -Nación.

No puede haber participación sin movilización social. Esta movilización construye salvaguarda de la vida y logra el cumplimiento de los gobiernos a los acuerdos entre comunidades y gobierno. La movilización debe ser permanente, organizada y unitaria par que tenga efectos benéficos para las comunidades y el dialogo entre las partes en la mesa.

Planteamos una participación de la sociedad civil formal y vinculante. Que se plantee como mandato popular y social para las partes y que estas reconozcan e incluyan estos mandatos en los acuerdos que se den en la mesa.

Eduardo Martinez. Vocero Nacional del ELN

Eduardo Martinez. Vocero nacional del ELN

Hay que escuchar al otro, incluso a aquel que está en contra del acuerdo y del dialogo

No podemos cerrar el acuerdo de paz sino se hace un ejercicio de verdad y memoria, de las responsabilidades que hubo en el conflicto. No tengamos miedo de eso, quizás a algunos les da miedo pero ayudémosles a comprender y perder el miedo. Pero hay que decir que según el Centro Nacional de Memoria Histórica, El 96% de los actos de guerra, La responsabilidad es del Estado colombiano.

La Agenda País nuestra, no es aparte s de la agenda del pueblo. Tenemos que superar la participación que hubo en el proceso de la Habana. Hay muchos problemas de los territorios                        que hay visibilizar y solucionar y que deben tener cause en el gran dialogo nacional que hemos propuesto y que estamos construyendo.

La unidad desde lo popular es un atarea apremiante. Si seguimos cada uno por su lado no podremos superar la actual situación. Son importantes los nuevos actores sociales que partan nuevas visones al proceso. Tenemos experiencias indígenas, afros y campesinas de deben servir para fortalecer la unidad popular.

En cuanto a las soluciones y los problemas productivos y sociales de nuestras comunidades, debemos comenzar a producir nuestra propia energía, nuestros propios alimentos. La unidad debe ser económica, social, territorial étnica y política.

Debemos aprender a saber comunicarnos desde la realidad. Con medio alternativos para construir un lenguaje común de país y de paz.

Quizás Santos salga y no hayamos podido concluir este proceso. Henos aprendidos de los compañeros de las Farc que este no puede ser un proceso rápido y fácil, que se necesitan sus tiempos y sus fases para llegar a buenos y solidos acuerdos. Es importante que tengamos presente lo acordado en la mesa de la Habana y lo que se ha implementado hasta ahora, sus dificultades antes de la firma y ahora que están en las zonas veredales, tener en cuenta los problemas en la participación social que tuvo el proceso y no cometer los mismos errores. Por ejemplo, no queremos llenarnos de cajas de propuestas de la gente sin que ellas realmente tengan incidencia en los contenidos de los acuerdos, para ello, se deben establecer unas relatorías, de sistematizadores que permitan plasmar e incluir las propuestas de las comunidades.

En el proceso, la metodología y los mecanismos de participación, muchas universidades y sus rectores han brindado apoyo para realizar los seminarios sociales y hacer de la participación de la gente el centro y la clave de este proceso.

Dejar respuesta