LAS VOLTERETAS POLÍTICAS DE CAMILO. Por: Jorge Luis Cabrera C.

0

Por: Jorge Luis Cabrera C.

“La metamorfosis política ha sido rauda para lograr la conquista del gobierno. Fue amarillo polista y luego verde de la Alianza”.

“Gobierno abierto” y “corazón del mundo” son frases con las cuales la actual administración departamental pretendió ganar incautos. Poco a poco esas palabras se han ido diluyendo, a medida que pasa el tiempo. Las graves deficiencias e inexperiencia en el manejo de la planeación departamental, que han impedido aprovechar los recursos de regalías, el desgreño administrativo que hace un año llevó a que se perdieran 14.000 estampillas del Aguardiente Nariño, el proceso de la venta inadecuada de 80.000 cajas del mismo que le valió la intervención de la Fiscalía General de la Nación y que le imputó cargos al primer mandatario son algunos hechos que dejan muchas dudas sobre la transparencia y eficiencia de la actual administración.

La paquidermia para solucionar problemas en el sector salud, verbigracia, nombramiento de gerente en propiedad del Hospital Departamental Universitario, otrora reconocido como uno de los más eficientes de Latinoamérica; la intervención del Hospital San Andrés de Tumaco, que aún no ha traído soluciones de fondo a la ESE más importante de la Costa Pacífica Nariñense; el nombramiento tardío de educadores en las instituciones educativas de municipios no certificados y la falta de conectividad en la mayoría de establecimientos educativos, por contramatar a Unimos, empresa pública, de propiedad del municipio de Ipiales, sin contar con la capacidad tecnológica idónea para desarrollar el objeto para la cual fue contratada, son otros hechos graves que han atentado contra dos derechos fundamentales como son la salud y la educación de los nariñenses en particular de niños y jóvenes.

La metamorfosis política ha sido rauda para lograr la conquista del gobierno. Fue amarillo polista y luego verde de la Alianza. Para ser elegido gobernador se transformó en el ajuntador de toda la vieja dirigencia, que por cuatro períodos había sido desplazada del poder gubernamental. Repartió la burocracia con la mayoría de ellos, menos con un senador liberal y un representante a la Cámara perteneciente al partido de la U, que no participaron de la coalición. En ese momento, el joven Camilo Romero, impulsor de un referendo para revocar a los congresistas, se olvidó de su gran proyecto innovador para aliarse con quienes pretendía realizarles la eutanasia política.

Como la política es dinámica, el atajo y el todo se vale son los pilares que mueven a las maquinarias y empresa electorales, el ilustre gobernante y su padre, alcalde de la segunda ciudad de Nariño, han decidido llamar a sus huestes para que apoyen la candidatura de Felipe Muñoz, exalcalde del municipio de San Pablo. Contratista de Cedenar, emporio burocrático de la cuestionada senadora Myriam Paredes, sobre quien la reconocida comunicadora y líder social de Tumaco Ivonne Quiñones posteó en su cuenta de Facebook.

Así es que Romero cambia de color político como el camaleón, no importa quién sea o de dónde proviene el aliado, lo que interesa son los réditos electorales que produzca la coalición. Estos pueden ser cuantificables en poder electoral y muy posiblemente en onerosas cantidades de dinero, contante y sonante. No de otra manera, se pueden explicar esas volteretas politiqueras de quien ha dicho en variadas oportunidades que las autoridades de control como Procuraduría y Fiscalía “lo persiguen por pensar diferente” (sic.). ¿Qué pensarán de este comportamiento los jefes nacionales de la Alianza Verde? La militancia de base de ese partido se ha manifestado sorprendida frente a ese viraje del gobernador, pues inicialmente, había manifestado su intención de acompañar a un candidato de la Lista Unitaria Alternativa a la Cámara.

Pero hablando de la lista del Partido Conservador, de ella hacen parte además la actual representante Liliana Benavides, de quien como parlamentaria no se conoce ni la primera iniciativa, a pesar de ser profesional de la medicina, no ha dicho nada en la Cámara frente al descompuesto sistema de salud. Igualmente acompaña a la cacica Paredes, Carlos García Blandón representante legal de Cedenar en Tumaco, donde por años ha manejado la empresa a su antojo, cometiendo toda clase de arbitrariedades contra los usuarios, según lo denunciaron en un foro que sobre servicios públicos se realizó en el puerto. García no asistió al evento, a pesar de que el mismo fue presidido por el superintendente de Servicios del suroccidente colombiano. Cedenar es la reina de corona, por lo tanto el fortín burocrático más ambicionado por los aspirantes a curul. La financiación sale a ahí, los votos se amarran ahí.

Esto es vox populi, pero las autoridades de control se hacen los de la vista gorda. El llamado a estos para que vigilen con sigilo a todas las entidades donde sus jefes son proclives a utilizar el poder para sacar provecho electoral y económico.

Tomado de https://www.las2orillas.co/las-volteretas-politicas-de-camilo/

Dejar respuesta